A Noruega, a “enseñar” español

Publicado: 5 mayo, 2013 en Sin categoría
Autor: David Jiménez Gutiérrez. (05/06/2013)
twitter @daviberlin

Hace unos días me encontré un viejo amigo después de algunos meses sin saber nada de él. Como no podía ser de otra manera las cosas no le iban muy bien, así que había decidido irse a Noruega. En principio me pareció una buena idea. Al preguntarle si esto era algo improvisado o si llevaba ya tiempo reflexionando, su repuesta fue que llevaba unas semanas aprendiendo noruego. Mi amigo había estado trabajando en un aeropuerto y antes en temas de energías alternativas, más concretamente en energía solar. Según continuaba la conversación, me comentó cuáles eran sus perspectivas laborales en el país escandinavo. Se me cambió la cara. Su idea era enseñar español. Le pregunté si tenía experiencia o formación relacionada con E/LE; su respuesta fue que cuando llegara a Noruega había pensado hacer un curso de dos semanas para profesores de español.

Yo también pensé hacer un curso de cirugía y poder viajar a diferentes países del mundo como cirujano. O quizá como arquitecto, o como químico; a lo mejor como ingeniero. He oído que en Arabia Saudí buscan informáticos, yo tengo en casa un ordenador, así que podría hacer un curso de árabe y probar suerte en este país.

Ya sé que hay mucho intrusismo en la enseñanza del español. Yo mismo podría serlo; soy licenciado en filología inglesa. Pero al menos los intrusos (perdon por usar la palabra, no quiero que suene despectivo) que yo conozco se esfuerzan, o nos esforzamos, en formarnos continuamente. Además ya tenemos mucha experiencia, en mi caso 12 años. Pero parece que porque el español es mi lengua materna ya puedo enseñar. 

Vista nocturna de Oslo, Noruega

Vista nocturna de Oslo, Noruega

También hay que decir que esto no es exclusivo del español. A los españoles que quieren aprender inglés les encanta usar la palabra nativo. Da igual si es buen o mal profesor, mejor dicho, da igual si es profesor, pero como se llama Harry, ya es suficiente. Son ya muchos los holandeses, franceses y otras nacionalidades de habla no inglesa que se han mudado a nuestro país para enseñar inglés. Si son profesores, perfecto; el problema es que en una gran mayoría no lo son.

No sé cuál será el futuro de mi amigo en Noruega, le deseo todo lo mejor, pero no se adquieren las competencias necesarias para enfrentarse a una clase E/LE en dos semanas, ni en dos meses. Creo que todos los que nos dedicamos a esto estaremos de acuerdo en que formarnos como profesores no tiene fin. Y eso es lo más deprimente: cada año dedicamos ciertas horas a seguir formándonos, estamos licenciados, nos dejamos la piel en las clases, y a cambio ¿qué tenemos? Un sueldo miserable, y además apenas nada de reconocimiento. 

Anuncios
comentarios
  1. Estoy totalmente de acuerdo. Aunque yo también empecé como intruso (soy licenciado en Traducción e Interpretación), en los cuatro años que llevo dedicado a la enseñanza de ELE no he parado de formarme. Hace poco comentaba este aspecto en mi blog: rinconprofele.blogspot.com.es/2013/04/la-formacion-continua-del-profesor-de.html
    Un saludo

  2. Miguel Ángel dice:

    Absolutamente de acuerdo con los planteamientos de este artículo.
    Yo también soy otro intruso, soy licenciado en Derecho y llevo 15 años metido en esta salsa de enseñar E/LE, con cantidad de cursos hechos en distintas universidades, y a punto de empezar un Máster. Un saludo cordial, David, y gracias por compartir tus ideas. M.A. 🙂

  3. Maite dice:

    Yo estoy también absolutamente de acuerdo, soy licenciada en Filología Española, con 7 años de experiencia en enseñanza de ELE y actualmente trabajando en otra área. Creo que además de formarse, por lo menos se debería pedir, que seas de letras y del área de filología, aunque sea otra filología. Pasas a enseñar otra lengua, pero las técnicas y la formación de base es la misma. Y con cursos específicos pueden subsanarse las lagunas. Tal vez haga un pequeño curso que me permita ir a trabajar de Arquitecto… he leído que en Dubai necesitan arquitectos y no me importa trasladarme… después si el puente se cae…¡a mí que me registren!

  4. ali dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con todos. Enseñar una lengua no es fácil y requiere de formación y experiencia. Es cierto que los alumnos aprenden “a pesar” del profesor pero puede resultar una experiencia frustrante y hasta traumática si nuestro profesor no tiene la formación necesaria.

  5. danivaro dice:

    El español está de moda. Y la crisis provoca desesperación. Yo también soy intruso (como Ricardo, soy Lcdo. en Traducción e Interpretación), pero llevo 5 años formándome sin descanso. No estoy de acuerdo con la “filologitis”. Con el paso del tiempo un ingeniero puede darse cuenta de que le encanta enseñar lenguas y formarse para ello. ¿Por qué no va a poder ser profesor de español? ¿O acaso estudiar una carrera te limita hacer otras cosas en tu vida y rectificar el camino trazado
    ?
    A mí me parece perfecto que cada uno se busque la vida como quiera o pueda, pero me dan pena esos alumnos que van a sufrir las consecuencias de una persona que no tiene ni vocación, ni pasión por lo que hace, ni siquiera la formación necesaria para preparar una actividad de presentación el primer día de clase y que trata su lengua materna como una herramienta puramente material.

    Os dejo mis reflexiones sobre el tema: http://danivaro.com/2013/04/06/ele-k-ase-ensenas-espanol-o-k-ase/

    Ánimo y a seguir luchando por una enseñanza de calidad. 😉

    • Danivaro, nosotros tampoco estamos a favor de la “filologitis”. Si echas un vistazo a nuestra sección “quiénes somos”, podrás comprobar que muchos de los profesores-colaboradores de esta página no son filólogos; sin embargo, tienen un preparación y una formación en el campo del E/LE que ya quisieran muchos. Creo que lo que el compañero David intenta decir es que los profesionales de la enseñanza (sean de la especialidad que sean) tienen que tener un mínimo de formación para impartir clases de un modo adecuado.
      Un saludo y gracias por tu comentario. 🙂

    • Luis dice:

      Aunque este hilo es antiguo, dejo mi opinión para futuros lectores. Estoy de acuerdo en que cada cual se busque la vida como pueda. En España sufrimos las enseñanzas de profesores pésimos o sin ningún tipo de motivación personal por enseñar, el tener una carrera universitaria no quiere decir que se sea un buen profesor o se enseñe mejor que algunas personas que tienen una habilidad innata en transmitir información a los demás. Esto ocurre en cualquier tipo de actividad; por ejemplo, tengo un amigo agricultor que no ha terminado ni la educación primaria y posee decenas de hectáreas de invernaderos, todavía no he conocido un ingeniero agrónomo que sea capaz de sacarle más rentabilidad a la hectárea por mucha formación universitaria que tenga.

      También es verdad que hay un intrusismo patético en algunos países. Yo he vivido en Suecia tres años y he sido testigo de las enseñanzas de español por parte de algún latinoamericano, refugiado de la guerrilla y sin apenas educación, que continuamente me llamaba por teléfono para consultarme dudas surgidas en clase, como por ejemplo que es una “tapa”, si la “paella” es un risotto o qué significa “Alhambra”.

  6. Laura Márquez dice:

    A mí me vais a perdonar, pero siempre he querido que me dé clases de inglés un filólogo inglés, no un arquitecto, no un abogado, no un profesor de filología románica. Uno de inglés. Soy así de exigente…

    En cuanto a experiencia, 30, 100, incluso 300 horas de ejercicio profesional no hacen a un profesional. 1000 horas sí.

    ¿Filologitis? Yo no soy filólogo, pero quiero que me enseñe un idioma una persona que haya estudiado la carrera indicada, y si además es necesario que tenga cursos o máster, pero un curso o un máster nunca van a equiparar la experiencia de cinco años de una carrera.

    Tengo entendido que en filología hispánica dan lengua española durante 3 años, literatura española durante 5, y latín durante 2. ¿Cuántos años de lengua y literatura española dan en filología inglesa, en periodismo, en medicina? ¿Y en un máster o en un curso?

    Si todo lo comentado anteriormente no es demagogia, ¿os dejaríais operar por una persona con un curso de año y medio de cirugía cardiovascular? ¿o por una que se forma continuamente? Yo no, yo quiero un licenciado en medicina, con su MIR hecho y con sus horas de quirófano… Y en idiomas, lo mismo.

  7. anamanzana dice:

    de acuerdo con todos vosotros, en esta profesión el “intrusismo” es el pan de cada día. Lo de ser nativo, definitivamente no es una garantía de ser mejor o peor docente. Yo resido también en Noruega y soy profe de ELE titulada con un máster ya acabado y la carrera lo mismo. (Hice filología hispánica con mención de alemana, plan antiguo jeje) y esto me lo encuentro cada día. Lo que no entiendo es porque si una persona ha estudiado arquitectura de repente decide que es profe de español. Lo encuentro injusto porque yo no podría hacer lo contrario y además no me parece lógico. Que uno sea nativo de una lengua no le da las herramientas para enseñarla. Me parece una estafa y es algo que lo veo a mi lado y me tengo que callar por hipocresía, ya que muchos de ellos han sido compañeros míos….increíble. Pero así son las cosas

  8. Yoshe dice:

    Lo siento, pero no puedo estar completamente de acuerdo. Entiendo que para ser profesor de ELE se necesita formación y que es un largo camino que nunca acaba (como cualquier profesión docente). Sin embargo, ser filólogo no garantiza que seas un buen profesor. Los conocimientos de una lengua en profundidad no vienen acompañados de una buena formación en pedagogía (que es lo que todo profesor necesita). Creo que tu amigo simplemente empezó a formarse (por algún sitio hay que empezar) y seguirá haciéndolo si decide continuar en ese trabajo. La experiencia se consigue trabajando ¿o no?

    He tenido profesores nativos (no filólogos) con los que he aprendido mucho más que con los filólogos ingleses españoles. Como estudiante de lengua extranjera busco aprender a comunicarme eficazmente en dicha lengua, no conocerla en profundidad. Desde mi punto de vista, ni la formación en filología ni la experiencia te dan lo necesario para ser un buen profesor. Tampoco ser nativo te lo da. Partiendo del mismo punto, no cerraría las puertas a nadie que conociera el idioma si recibiera una formación adecuada sobre CÓMO ENSEÑARLO. Por último, he de decir que algunas personas parecen haber nacido para ello y transmiten, dinamizan, motivan y enseñan sin haber recibido formación específica.

  9. Eva dice:

    Hola David!
    Me alegra mucho leer tus comentarios, te entiendo perfectamente. Estamos en el mismo barco, y tambíen a mi, me da cierto coraje la cantidad de Harrys que están dando clase en nuestro pais, sin formación pero que pueden pasar por delante de muchos Filólogos formados y con experiencia. Y por otro lado, como bien dices, muchos creen que con hablar el idioma, ya se puede ser “profesor” de ese idioma.
    Saludos

  10. Ricardo Céspedes dice:

    Entiendo este punto de vista que planteas en el artículo y lo comparto en cierta medida. Sin embargo, considero que el aprendizaje se hace trabajando ya que los conocimientos teóricos están en internet. ¿Quien enseña a un recién licenciado a enseñar? ¿En la Universidad?No, cuando se enfrenta a una clase a lo largo de los años; poco a poco por ensayo y error uno se hace experto si tiene interés. Entonces, pienso que habría que buscar el término medio entre los dos mundos, así como mejorar la pedagogía universitaria más allá de los aburridos apuntes…seamos más prácticos.
    Y recordad, “Si quiees aprender, enseña” (Cicerón).

    Un saludo y gracias por el magnífico blog.

  11. La licenciatura que curso actualmente se llama “Lic, en enseñanza de lengua”. A comparación de España las carreras afines a la filologia no existen como tal, En mi caso la carrera que estudio lleva pedagogia conjugada con filologia pero no tan extensa. sin embargo considero que hay muchos inclusos dando clases de ELE. Yo mismo recuerdo tener una profesora licenciada en Derecho dandome clases de Español en el bachillerato, bueno no de se desempeñaba en lo que estudió pero seguia formandose con muchos curso.
    Yo a pesar de cursar una carrera más afin, considero me falta mucho por aprender y por seguir formandome.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s