Experiencia de una “ayudante Comenius” en Viena

Publicado: 5 mayo, 2013 en Sin categoría
Autora: Paloma Galindo. (31/05/2013)
twitter @palomaalaire

Tras varios años de carrera y un sinfín de obstáculos para acabar y poder trabajar en algo que me hiciera feliz relacionado con mis estudios, decidí solicitar una beca del Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos, Ayudantía Comenius, la cuál cambiaría mi futuro.viena

Tenía ganas de afrontar una nueva etapa en mi vida pero a la vez sentía incertidumbre por mi destino profesional. Mis escasos conocimientos en la enseñanza  hacían que me sintiera un tanto insegura y la mejor forma en la que veía que podía progresar era viajando y aprovechando la oportunidad de dar clases de español en otro país, en este caso, Austria. Viena fue la ciudad de destino, la bella Viena que sonaba a música, a arte, todo un símbolo de gran nivel cultural que me atraía y me transmitía buenas vibraciones. Por suerte no me equivoqué, todavía después de casi tres años sigo viviendo aquí y me encanta.

Me gustaría destacar dos aspectos fundamentales de esta experiencia: por un lado, lo que me aportó el conocer un nuevo sistema educativo y, por otro lado, lo que yo aporté.

La duración del período de esta beca fue de 6 meses. El enriquecimiento comenzó con la concesión de la ayudantía, ya que empecé a estudiar alemán para llevar un conocimiento básico de la lengua  al país de destino.

Aunque yo estudié filología inglesa me asignaron un colegio de primaria. El método de enseñanza es muy distinto, así que me las tuve que ingeniar para hacer las clases dinámicas, porque además el nivel de la mayoría de los alumnos era cero o conocían solo algunas palabras. Lo importante y principal para llegar a un clima fructífero fue mi interés en enseñar mi lengua materna con dinamismo y positivismo y lo bien acogido que fue el español. Desde el primer momento sentí que les gustaba nuestro idioma, expresaban alegría, el estereotipo de España estaba vigente.

Después de un mes de observación pasando de unas clases a otras me dieron un horario fijo, a partir de este momento yo tenía una clase asignada a la cuál me podía llevar grupos de alumnos. Los grupos se dividían, la tutora se quedaba con 10 alumnos, otros 6 se venían conmigo a la clase de español y otro grupo con la profesora de matemáticas o de inglés, un método que me parece bastante útil para poder dar las clases con mayor atención individualizada.

Mis clases consistían en juegos con tarjetas que yo misma elaboré, música y baile para aprender y acercarse a la cultura española.

Utilicé varios métodos, con los más pequeños, alumnos de 6/ 7 años, me llevé un peluche- mascota,  para saludarlos y despedirlos. Todos los niños podían tener algún peluche con ellos en su mesa, por lo tanto estaban muy familiarizados y les encantaba. Con los alumnos mayores, 11/12 años, hacía juegos sentándolos en círculo con pelota, dinámicas de grupo y movimiento. El baile fue también uno de los métodos estrella para aprender por ejemplo las partes del cuerpo.

ayudantes comeniusLos 6 meses, entre las clases tan dinámicas y las excursiones extraescolares a las que asistía como parte del proceso de inmersión, pasaron volando

Lo que más me llamó la atención del sistema austriaco fue la educación tan rígida, como por ejemplo la focalización en mantener un tono de voz muy por debajo de lo que nosotros consideramos normal en una conversación, la insistencia de los profesores en hacer que no se eleve el tono ni aunque estén en tiempo de recreo. Otro aspecto que dice mucho de su cultura individualista y rigurosa es el hecho de que alumnos con 6 años expusieran en clase un trabajo, con una seriedad, austeridad y responsabilidad asombrosa.

En términos generales yo les aporté diversión, alegría, dinamísmo, rompiendo un poco con su estricto sistema educativo. En cambio ellos me hicieron ver que una educación más responsable es posible, al igual que métodos de enseñanza muy novedosos y efectivos, como, por ejemplo, un trabajo de las estaciones dónde a través del trabajo individual y en equipo, los niños más pequeños tenían que investigar, crear, observar y practicar con palabras para poder finalmente rellenar una ficha de trabajo.

Podría contar muchos más detalles de la enseñanza de este país que hace que sus ciudadanos tengan un alto nivel de vida, cultural y social y que mantenga el país como uno de los más ricos del mundo en términos de PIB per cápita.

Si tengo la posibilidad de escribir en otra ocasión, lo haré encantada.

Un saludo amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s