Experiencias de un profesor en Sarajevo

Publicado: 5 mayo, 2013 en Sin categoría
Autor: Raúl Lozano Barba. (07/05/2013)
twitter @ralozabarb

A principios de Septiembre de 2011, recibí la inesperada llamada de un señor que me hablaba desde Sarajevo para concertar una entrevista por skype en relación a un puesto  vacante de profesor de español cuya oferta se había publicado una semana antes en la sección de trabajo de todoele.net y al que envié mi currículum, la verdad sea dicha, sin tener la más mínima esperanza de que se fuesen a poner en contacto conmigo. Al día siguiente me vi ante la pantalla del ordenador hablando con él,  con la directora de la escuela y con la jefa de estudios del Centro de Estudios Hispánicos de la capital de Bosnia-Herzegovina. Dos semanas después aterricé en Sarajevo. Tras recoger la maleta y obtener un sarajevopermiso de estancia en el país como turista, de noventa días, me encontré con un chico alto, rubio y con los ojos azules, llamado Mustafa que sostenía un papel con mi nombre. Al acercarme a él me dio la bienvenida en español  y fuimos junto con un amigo que le acompañaba a coger un taxi que nos llevó desde el aeropuerto hasta el hotel en el que me iba a alojar hasta que encontrara piso. Durante el recorrido de unos quince minutos Mustafa fue haciendo de guía turístico; los extrarradios de la ciudad, la parte socialista de edificios altos y austeros de viviendas, la avenida de los francotiradores, el edificio del Parlamento que tantas veces había visto en televisión, el famoso hotel  Holiday en el que se concentró la prensa internacional durante el conflicto (1992-1995), la parte austro-húngara de la ciudad, el puente donde fue asesinado Franz  Ferdinand,  Vijećnica  o la Biblioteca nacional,  y por último la parte más antigua de la ciudad, el antiguo barrio turco, conocido como Baščaršija.

En tres días encontré piso y empecé a trabajar en la escuela. Todo el  equipo de la escuela se volcó y me acogió de forma excepcional. Y lo mismo tengo que decir con respecto a la ciudad en general y por supuesto con respecto  a mis alumnos.  El alumnado de la escuela era muy heterogéneo;  amas de casa, estudiantes de secundaria, universitarios, etc. En algunos casos acudían a la escuela personas que no habían estudiado nunca español  de una forma académica, pero que gracias al gran éxito de algunas telenovelas sudamericanas durante y después de la guerra  obtenían niveles A2 o incluso B1 en las pruebas de nivel. Un buen ejemplo del éxito de estas series de televisión, sin duda es  Kassandra . El éxito obtenido fue de tal calibre que cuando Coraima Torres, la actriz que caracterizaba a la protagonista   fue a visitar la ciudad en un viaje de promoción, un hombre intentó asesinarla, al parecer para librarla de los sufrimientos que padecía su personaje en la serie.

Un aspecto que me sorprendió de mis alumnos fue la relativa facilidad con la que adquirían nuestra lengua, sobre todo en comparación con el gran esfuerzo que yo tuve que invertir  para adquirir un mínimo nivel de bosnio que me permitiese llevar a cabo  las gestiones mas rutinarias y cotidianas del día a día. Durante los dos primeros meses estuve asistiendo con asiduidad  a las clases de bosnio para extranjeros que se impartían en la misma escuela donde trabajaba. En este periodo de tiempo adquirí una base gramatical más que suficiente en comparación con mi capacidad de producción oral que era muy limitada. Aún así,  estas clases me fueron de muchísima ayuda tanto para contar con cierta autonomía a la hora de estudiar la lengua, como para entender a muy grandes rasgos cómo funcionaba esta lengua eslava, la lengua materna de mis alumnos y ser consciente así de las dificultades que entrañaba para ellos algunos rasgos del español. Las dificultades más llamativas surgían con los tiempos de pasado. El serbo/bosnio/croata se vale de un solo tiempo de pasado y para ellos es difícil comprender el contraste entre el imperfecto y el indefinido. El pretérito perfecto y pluscuamperfecto no entrañaba ningún tipo de dificultad, probablemente por la influencia del inglés  tal y como señala Ana Kočman en su artículo “Errores gramaticales comunes en alumnos croatas de español como segunda lengua en la producción escrita“. Otro aspecto peliagudo para los estudiantes de español en Bosnia era sin lugar a dudas el subjuntivo. Su lengua materna carece de este modo  y les cuesta entender su carga comunicativa.  Y por último habría que citar la dificultad que representa para el hablante de serbo/bosnio/croata entender la presencia o  la ausencia de artículo. Este problema se puede rastrear de forma mas clara en niveles superiores, al igual que en los demás casos, en su lengua materna no existen los artículos. Sobre este último aspecto ha trabajado la que era  lectora de español de la Universidad de Sarajevo, Sonia Montero en  “El artículo y otros fantasmas del nombre“.

Vista de Sarajevo, (Bosnia)

Vista de Sarajevo, (Bosnia)

En poco tiempo me hice a la ciudad, me acostumbré al modo de vida sarajevita, a ver los rastros de la guerra a diario en la ciudad, en sus habitantes, y en algunos de mis alumnos y alumnas, a andar por las aceras heladas sin caerme, a su deliciosa comida (esto es lo mas fácil), a sus colinas verdes, marrones, blancas o imperceptibles por la niebla, dependiendo de la época del año y el tiempo fue pasando hasta que tocó a su fin en febrero de este año.

En general, puedo decir que la  experiencia en Sarajevo ha sido muy enriquecedora tanto a nivel profesional  como a nivel personal porque he tenido la oportunidad de trabajar durante un año y medio con todo tipo de alumnos, de todos los niveles, he conocido a grandes profesionales de los que he aprendido mucho y en definitiva, me ha servido para adquirir la experiencia profesional de la que carecía. Llegué a Sarajevo con mi Máster propio de la Universidad de Málaga recién sacado y calentito bajo el brazo dispuesto a trabajar duro y a aprender y así lo hice y no voy a enumerar aquí cuáles eran las condiciones en las que trabajé y en las que siguen trabajando en la actualidad, al amparo de la necesidad y de la situación que todos vivimos, verdaderos profesionales en esta y en otras muchas escuelas de España y de todo el mundo. Pero me gustaría terminar denunciando el abuso que se está produciendo por parte, ya no de empresas privadas, sino, lo que es peor, de entidades vinculadas a organismos públicos como universidades que se están lucrando de forma poca decorosa a cuenta del interés que suscita el estudio de nuestra lengua en el mundo.  Y si se continúa por esta vía, probablemente el futuro de esta bella profesión correrá un grave peligro.

 

Anuncios
comentarios
  1. inés gonzález soria dice:

    Estimado Raúl, he leído tu post con entusiasmo, me encantaría saber cosas de Sarajevo, si no te molesta te dejo mi correo para ponernos en contacto, inesgsoria@yahoo.es
    Por circunstancias de la vida seguramente tenga que viajar a ese país, por eso me interesan las vivencias y opiniones de personas que ya han estado.
    A la espera de tus noticias te saludo cordialmente

    Inés González Soria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s