Los errores en el aprendizaje del español

Publicado: 20 mayo, 2013 en Sin categoría
Autora: Amaya Camarero Rojo. (21/05/2013)

Muchos de los que ahora somos profesores de español fuimos en su día estudiantes de otra lengua, y lamentablemente de la “vieja escuela”. Con ello me refiero a que intentaron meternos mediante libros y ejercicios de huecos una lengua, generalmente inglés, sin dar apenas oportunidad a las destrezas orales. Pues sí, éramos unas máquinas de la gramática…escrita. Pero ¿qué pasaba si hablábamos? Que los errores y las indecisiones nos paralizaban. Hoy las tornas han cambiado o van haciéndolo poco a poco. Pero aunque veamos esos cambios como recientes, desde que fueron surgiendo las numeras teorías que intentaban explicar la Adquisición de Lenguas (ambientalistas, innatistas, interaccionistas…), todas ellas, casi desde un principio, concedieron una importancia vital al tratamiento del error como parte importante del proceso de la Adquisición.

En el campo de la metodología surgieron principalmente de dos corrientes de opinión según la concepción del error de estudianteslos alumnos: El análisis Contrastivo, donde el error era considerado como algo negativo. Y el Análisis de Errores, donde el error es algo natural y no debería ser evitado. Hoy en día no existe una teoría única aceptada que explique la concepción del error y su producción. No obstante, desde la aparición del AC hasta su evolución al AE, se ha recorrido un camino muy importante, que ha concluido con el valor reconocido del error y su papel determinante en el proceso de aprendizaje.

Por eso, cualquier profesor de una lengua debe repetir incansablemente a sus alumnos que no se sientan amedrentados por cometer errores. Debemos hacerles ver que no es malo tener errores, que es de donde más se aprende, ellos y por supuesto nosotros, para observar sus carencias o fallos, y así poder centrarnos más en esos puntos. Si les entregamos una redacción corregida pero no les instamos a analizar sus errores, a reescribirlos, a intentar utilizar esas mismas expresiones en futuros escritos no les servirá de nada.

Pero ¿qué debemos entender por error? En términos no propiamente lingüísticos, la Real Academia Española lo define como una «acción desacertada o equivocada». En términos lingüísticos, ya lo decía Corder, «los errores son elementos valiosos para el alumno, el profesor y, especialmente para el investigador ».

Lo que me lleva a la siguiente cuestión: qué se debe corregir. Cualquiera que sea la naturaleza de los errores que percibimos en un estudiante (discursivos, léxicos o gramaticales), no podemos pretender, ni el alumno tampoco, corregir todas las imprecisiones detectadas. En primer lugar, hay que distinguir entre errores y faltas, cuya diferencia es que la falta es un hecho fortuito debido a diversos factores como la distracción, fatiga o nerviosismo, es fácilmente corregible y no es tan importante en el proceso de aprendizaje de la lengua. Mientras que el error se relaciona con el estado de aprendizaje del hablante y es la evidencia de la asimilación de la lengua, es, por tanto, sistemático. Es por tanto, inevitable y positivo y en el que nos debemos centrar. Es asimismo primordial que tengamos presente siempre el nivel de aprendizaje del estudiante y corregir los errores que corresponden propiamente a dicho nivel.

Por último, señalar que cómo corregir el discurso oral es lo que suele provocar  más dificultades en el profesorado, puesto que es difícil determinar si un error debe ser corregido inmediatamente después de ser cometido, o al final del discurso para no interrumpir; obviamente, siempre dependerá del contexto, la extensión del discurso, la gravedad del error y la concentración del estudiante. Una vez más, nuestra capacidad intuitiva como profesores, cada vez más entrenados por la experiencia, debe ser quien nos guie en cada situación.

Anuncios
comentarios
  1. Alfonso dice:

    Me interesa mucho este tema… Yo como estudiante de inglés prefiero que me corrijan e interrumpan aunque es verdad que hay alumnos que se ponen más nerviosos, se frustran y se cierran en banda a la hora de hablar si ven que los corriges constantemente. Un artículo muy útil. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s