La fraseología, riqueza expresiva

Publicado: 6 junio, 2013 en Sin categoría
Autora: Zhanna Baghdasaryan. (26/05/2013)

El objetivo de este artículo es habilitar otra variante en la enseñanza de la lengua española. El mundo de la metodología, que cada día mejora y se desarrolla progresivamente, abre nuevos horizontes para la enseñanza del idioma en el aula. Les quiero presentar una posibilidad sobre cómo enseñar la fraseología en el aula, especialmente a los extranjeros.

Gracias a la fraseología se aprende mucha cultura. La tendencia en la enseñanza de las unidades fraseológicas (UF) expresionesidiomaticasposee una gran riqueza expresiva que transmite la cultura de la nación y conlleva el conocimiento compartido en una comunidad de hablantes. La enseñanza de la fraseología española es una parte integrante de la lingüística que da un concepto general de léxico.

¿Por qué necesitamos las frases para conversar? Una de las razones del uso de las UF es el matiz expresivo que contienen. Muchas veces la elección de un fraseologismo en lugar de una palabra, sintagma o estructura libre resulta más adecuada para expresar alegría, crítica, sorpresa y otros sentimientos. Hay unas taxonomías para aprender y entender una frase: la comprensión del significado de la UF, la decisión sobre qué equivalencia tiene en las lenguas, connotaciones, el registro en que es apropiado utilizarla, evitar la traducción literal. Para que los extranjeros puedan tener una imagen de una frase, dónde y cómo utilizarla, yo propongo usar las frases en un texto o en un diálogo adecuado para conocer su lugar en ese contexto. En mi opinión su significado se memoriza bastante rápido en el texto y luego será posible usarla en el habla cotidiana. Pero hay un gran desacuerdo en la enseñanza de la fraseología a los extranjeros. Su condición de complejos memorizados los convierte a menudo en unidades fuertemente literales en la forma, que no admiten traducciones o equivalencias. Y para describir la frase hay que enseñar una variación diatópica. Por ejemplo, para la frase “lisonjear a alguien” los españoles usan una variación adecuada, que es “hacer la pelota o hacer la rosca”. Mientras, los mexicanos la frase usarán “hacer la barba”. No hacen, sin embargo, los venezolanos, los argentinos, los paraguayos, ni la pelota, ni la rosca, sino “chupan las medias”. Y los chilenos, además de chuparle las medias, también le hacen la pelota. Como ya hemos visto, una frase tiene su traducción en otras lenguas que aún se figura muy distinta, pero hay una comprensión mutua. Al concluir mi propuesta quiero añadir un concepto adicional: que para aprender y entender el tema de la fraseología los estudiantes deben tener un nivel superior al básico para que puedan memorizarlas y usarlas en el habla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s